Reflexión del Domingo de Pascua

Posted abril 3, 2021

Por Hermana Verónica Brand, RSHM

En estas primeras semanas de la primavera en el hemisferio norte, los árboles desnudos y las hojas caídas se ven interrumpidos por los primeros brotes verdes, los primeros azafranes y narcisos que se abren paso en la tierra dura.  La vida es resistente, incluso en las duras condiciones del invierno, marcadas por fenómenos meteorológicos extremos.  Los brotes aparecen, los pequeños brotes se abren paso entre la grisura. La nueva vida se manifiesta en la creación que nos rodea, y en nuestro interior. Lo que parecía no tener remedio está rebosando de vida nueva.

Hoy celebramos la Resurrección de Jesús, un acontecimiento que desafía la lógica y la imaginación, al tiempo que nos ofrece la esperanza de que todo se transforme. La vida nueva se produce en el estallido de la vida a partir de la muerte.   Al superar la muerte, Jesús abre el camino.  Como nos recuerda el Papa Francisco «es la misma Resurrección la que nos abre a una mayor esperanza, porque abre nuestra vida y la vida del mundo al futuro eterno de Dios, a la felicidad plena, a la certeza de que el mal, el pecado y la muerte pueden ser superados».

Después de este doloroso año de Cuaresma de COVID hay dolor y miedo, pérdida y pena. Muchas personas en nuestro mundo están sufriendo, con vidas y medios de vida trastornados.  Podemos identificarnos fácilmente con los discípulos de Jesús en el camino de Emaús cuando experimentamos el «habíamos esperado» de la decepción. Esperábamos que la pandemia hubiera terminado ya, que las cosas hubieran vuelto a la normalidad. Pero, en cambio, se nos pide que seamos profetas de la esperanza.

¿Quién puede ser mejor guía que María de Magdala?  Junto con las demás mujeres se atrevió a visitar la tumba cuando todavía estaba oscuro. Fue ella la que se quedó y la que se atrevió a correr a contar a los discípulos varones lo que había visto, aunque no pudiera comprender su significado. A través de sus lágrimas se encontró con Jesús resucitado, que la llamó por su nombre.  Como primera apóstol de la Resurrección, María de Magdala nos desafía a no tener miedo de ir al sepulcro, incluso a «quedarnos» allí en nuestro desconocimiento, sino a ir y contar la Buena Noticia.   ¿Dónde estamos llamados hoy a estar presentes en el vacío, proclamando la presencia?

El poder de la resurrección está dentro de nosotros, la promesa de un mundo mejor, el amanecer de la esperanza. Como escribió el poeta jesuita Gerard Manley Hopkins: «Dejemos que la Pascua en nosotros, sea un amanecer para la oscuridad de nosotros…»    En esta oscuridad previa al amanecer, María Magdalena se erige como un icono de la búsqueda llena de esperanza, fundamentada en el amor y expresada en la pasión y la compasión.    También nosotras estamos llamadas a ser «mujeres de pasión y compasión, impulsadas a salir a anunciar la Buena Noticia» (Génesis, capítulo 2019) de que la vida vence a la muerte.

_____________

[1] http://www.vatican.va/content/francesco/en/audiences/2013/documents/papa-francesco_20130403_udienza-generale.html

https://www.poetryfoundation.org/poems/44403/the-wreck-of-the-deutschland

Artículo en francés:  

Réflexion du dimanche de Pâques

LA RESURRECCIÓN

abril 8, 2021

PATRIMONIO Y ESPIRITUALIDAD Beatrice Magaya, RSHM   La resurrección consiste en que Dios nos muestra el significado del amor. Nuestro…

Ver Más