Carta 6

Posted enero 24, 2022

Béziers, 7 de noviembre de 2021 

Estimado Padre Gailhac

Tu cumpleaños se acerca, si no me equivoco, al 13 de noviembre. Sería estupendo que algún día se reconociera su trabajo.

Tengo 62 años, y desde los 10 años has formado parte de mi vida y las personas que han tomado tu ejemplo han tenido un gran impacto en mi futuro.

Formar parte de los niños abandonados, maltratados y olvidados no es muy gratificante, motivador y constructivo, por lo que se necesitó mucho amor, paciencia y sabiduría para convertirme en la mujer feliz, libre y fuerte en la que me he convertido.

Cuando bajaba las escaleras para ir al colegio, siempre miraba tu retrato en la pared. Me gustó su sonrisa discreta y benévola. Era un poco como la mirada de un padre que deja a sus hijos ir a la aventura y les desea buena suerte.

No conocía la historia de tu vida, pero cuando me enteré pensé que eras muy valiente. Enfrentarse a todos los que no querían que las prostitutas y sus hijos fueran atendidos, educados, cuidados como cualquier otro niño de Béziers, ¡bravo y gracias! Porque un día de septiembre de 1970 yo también quedé al cuidado de las monjas del Sagrado Corazón de María. Creo, sin presumir, que se trata de un pequeño milagro y, como no fui el único que se benefició de todo este amor, la suma de todos estos pequeños milagros debería inclinar la balanza a favor de su beatificación.

Si volvieras hoy a nosotros, tendrías algo de lo que estar orgulloso porque tu ejemplo ha sido muy seguido. Somos esos pequeños milagros que la sociedad exige para hacerte santo.

En mi corazón, usted ya es un santo y estoy convencido de que esta admisión le complacerá porque los hijos de Jean Gailhac son los que mejor pueden decir cuánto bien ha hecho en sus vidas.

Hacer que un niño sea feliz, orgulloso, fuerte, a pesar de todos los obstáculos que ha encontrado en su camino, no es algo trivial: hizo falta un hombre santo para motivar a todas esas monjas que dieron su vida para que todos tuvieran vida en abundancia.

Enseñar a un niño a amar, darle confianza en su paso, ofrecerle una vida hermosa, ¿no es esto milagroso en el mundo de hoy? Sigues estando muy presente en mi corazón y en nuestras vidas.

Nunca me habría atrevido a defraudar a este amable hombre que nos ofrecía lo que la sociedad nos negaba.

Gracias de nuevo y os tengo en mis oraciones.

Debemos creer en los milagros.

Lydia Anoto

Carta 14

mayo 25, 2022

Marchiennes, febrero de 2022 Estimado Padre Gailhac Nunca habíamos pensado en escribirte, ya que estamos acostumbrados a leerte, a recordar…

Ver Más

Carta 13

mayo 13, 2022

Coimbra, Mayo 2022 Querido Padre Jean Gailhac En 1890, concluiste tu viaje por la vida terrenal, disfrutando ahora de la…

Ver Más