Asistencia a los Refugiados en Texas.

Posted mayo 28, 2019

En respuesta a un pedido urgente de Catholic Charities USA, que llegó por medio de la oficina nacional de LCWR, las Hermanas RSCM, Mary Heyser y Mary Lang, y Clare Horn, miembro de la Familia Extendida RSCM de la Provincia Americana Oriental, fueron a El Paso, Texas, para atender a los refugiados en la Casa de la Anunciación.  Mary Heyser habla de su experiencia:

Para Mary Lang, RSHM, Clare Horn y Mary Heyser, RSCM el primer día fue el domingo 12 de mayo, que empezó dando la bienvenida a 100 nuevos refugiados que acuden cada día alrededor de las 2 de la tarde del centro de detención. Por lo general, se les da de comer, se les registra y se les asigna una habitación para pasar la noche.  La mayoría de los que vienen se van al día siguiente o al otro.  Mary L. sabe español, así que ayuda a registrar y llamar a su patrocinador que vive en los Estados Unidos y que debe comprar un boleto de autobús o de avión. Una vez confirmados los billetes, organizamos el transporte al aeropuerto y a las terminales de autobuses.

Mary H. conduce a los migrantes hasta las terminales de autobuses y al aeropuerto y acompaña a cada uno de ellos hasta el mostrador de boletos. Los trayectos en el aeropuerto son más complicados ya que los pasajes deben obtenerse en cada aerolínea y luego el refugiado debe ir a la TSA a una línea especial y esperar a que se le apruebe para que pueda ir a su puerta de embarque.  Un día Mary H. esperó con ellos durante una hora, mientras que los pasajeros regulares no tuvieron casi nada que esperar, por supuesto.

Todas las mañanas Clare y Mary L. ayudan con el desayuno, luego van a las habitaciones de los que se van ese día para invitarlos a que dejen su habitación.  Tienen que esperar en el vestíbulo hasta que se vayan al autobús o al avión para que el personal de limpieza pueda limpiar y cambiar las sábanas para el siguiente grupo de refugiados.

Normalmente tenemos dos autobuses cargados de refugiados que llegan cada tarde. Un día tuvimos tres almuerzos: el primero fue para los refugiados que aún estaban con nosotros, el segundo y tercer grupo (100 en total) llegaron esa tarde con menos de una hora de diferencia. Cada grupo entra tranquilo y quieto. Después de una charla de bienvenida y una orientación por parte del coordinador, comenzamos el almuerzo e interactuamos con ellos. Hay muchas madres jóvenes que están amamantando. Nos sorprenden los padres con bebés y niños pequeños que los atienden con tanto cuidado.  Nuestros días son largos. Inicialmente hemos estado llegando al Hotel Soluna a las 7 de la mañana, y saliendo a las 5 o 6 de la tarde. Decidimos que no podíamos seguir trabajando tantas horas.  Nuestro coordinador estaba de acuerdo con que empezáramos a las 8 de la mañana y nos fuéramos a las 4 de la tarde. Continuaremos con ese horario.

Debido a que tantos llegan enfermos con tos y fiebre, nosotros tres estamos luchando contra los resfriados a pesar de todo nuestro lavado de manos. Un médico viene cada dos días para controlar a los enfermos. Una niña de tres años llegó después de cuatro días de hemorragias nasales y fuertes dolores de estómago, por lo que el médico hizo que la enviaran al hospital inmediatamente.

¡Este trabajo es agotador! Estamos muy involucradas en todos los aspectos de lo que sucede, ya sea en la elaboración de sándwiches de maní y jalea, en el empaque de bolsas de alimentos para su viaje y en el servicio de comidas.  Hacemos de todo y aunque Mary H. y Clare no hablan español, se han convertido en expertas en el uso de la aplicación ‘google translate’ (traducción con google).

Hoy, les pedimos que participen en un experimento. Póngase un par de zapatillas de deporte y quítese los cordones – no sólo desátelos – quíteselos completamente. Ahora, camine un rato con las zapatillas sin cordones. Bajar las escaleras no es tan malo, pero subir un tramo de escaleras es difícil.  Todos los días en la Casa de la Anunciación, cada persona que servimos que tiene zapatos que deben tener cordones, no tiene ninguno. Cuando entran en nuestro país, la Patrulla Fronteriza se lleva los cordones de los zapatos. Los cordones de zapatos son el artículo número uno solicitado por los refugiados.

Las tres recibimos abrazos y «gracias» cuando los refugiados se van.  Están muy agradecidos por toda la ayuda que están recibiendo en la Casa de Hospitalidad de la Anunciación. Es un trabajo duro, pero es una alegría estar aquí.  Sigan rezando por todos.

Comienzos

febrero 22, 2021

25 años de vida y misión de RSCM en el área de Zambezi COMIENZOS Por hermana Virginia Mullane, RSCM

Ver Más

Eventos de RSCM: Ayer y hoy

febrero 12, 2021

Grupo de Herencia y Espiritualidad Por: Hermana Valéria Erneio, RSCM El padre Gailhac, como capellán del Hospital Militar: compartió con…

Ver Más