EL CARISMA DEL PADRE GAILHAC

Posted junio 28, 2021

Reflexión Personal Sarah Thomas
Directora
Marymount Paris

En el Marymount Paris, la Hna. Marion Shanahan se reúne mensualmente con el director y el equipo directivo para discutir el carisma y la visión de fe del Pere Gailhac. Sus conversaciones nos han mostrado el poder de la narración para infundir a una comunidad una misión compartida. Ahora es nuestra responsabilidad garantizar que esa misión siga prosperando en el siglo que tenemos por delante.

Al comenzar los preparativos para el centenario de Marymount Paris en 2023, el viaje en el tiempo a las raíces de la RSHM es un punto de partida para una hoja de ruta para los próximos cien años.  Después de uno de los años más desafiantes en la historia de nuestra escuela, sabíamos que este año sería un retorno a lo más esencial: un retour aux sources – un retorno a la esencia de lo que somos, una oportunidad para contemplar e incorporar los principios rectores de Marymount y reavivar el fuego en nuestros estudiantes que les inspira a aprender y buscar el conocimiento. Esa es la fuerza única de Marymount. Una comprensión más profunda del carisma único de Pere Gailhac y su visión de educar al niño en su totalidad, infundida a través de las RSHM a la encarnación moderna de nuestras escuelas de hoy, ha sido un ejercicio espiritual profundamente significativo para mí y mi equipo.

Pere Gailhac escribió a la comunidad de Beziers sobre la fuente de su celo:

«Desde mi infancia, Dios ha puesto en mí un gran amor por los demás. Esa es la razón subyacente de las obras que me ha encomendado, pues nunca emprendí nada si Dios no me lo indicaba».

A nivel personal, la experiencia de examinar la infancia de Pere Gailhac, su vocación y su vida como sacerdote, sus relaciones con los hombres y mujeres que influyeron en él, sus cartas, ha ayudado a aclarar cómo este celo y amor por los demás se ha manifestado en un legado que ha durado más de 100 años y que prospera más que nunca en las posibilidades que se ofrecen a nuestros estudiantes…

Seguir el viaje de Pere Gailhac ha contribuido a mi propio viaje personal de liderazgo, ya que reflexiono sobre la intersección de mis papeles como católica, directora de escuela laica, educadora, mujer y madre.

Pere Gailhac tiene esta notable capacidad de oscilar entre una clara articulación de la fe y la visión, y la práctica diaria concreta.  Nos mostró que el funcionamiento cotidiano es un componente clave del liderazgo de una escuela visionaria. Dios está muy presente en los detalles, y las palabras de Pere Gailhac me han recordado que es muy importante ser consciente de que tenemos el poder de crear el mundo que nos rodea con cada decisión que tomamos, y de cómo reaccionamos o actuamos de una determinada manera.   La atención cuidadosa a los detalles y la observación sensible y la comprensión del espíritu humano, y especialmente del espíritu de los niños, es vital si queremos hacer sistemáticamente lo mejor para todos nuestros alumnos, independientemente del tiempo que estén con nosotros.  Este compromiso me obliga a salir de mi realidad contextual, a buscar un significado y a esforzarme constantemente por ser más consciente de mi entorno. Al hacerlo, estoy más en contacto con las pequeñas pero fundamentales formas en las que estoy llamada a dar vida a la visión de Gailhac en mi propio comportamiento, decisiones y acciones para que la visión educativa de las RSHM siga extendiendo sus raíces y cultivando educadores y estudiantes que difundan el carisma en los años venideros.


Foto de Sarah y miembros del equipo