¡Conociendo a nuestras Hermanas!

Posted noviembre 2, 2021

Sabemos por experiencia como es verdadera la metáfora del P. Gailhac cuando se refiere a nuestra formación como RSCM y, de manera especial, a la formación de los miembros más jóvenes de nuestro Instituto. Por ello, las Hermanas de Votos Temporales comenzarán pronto una experiencia significativa de nuestras Fuentes, la profundización de las mismas, del espíritu, el carisma y la misión de nuestro Instituto. Todo el programa de formación se desarrollará entre diciembre de 2021 y principios de 2023, incluyendo un Encuentro presencial en Béziers del 28 de diciembre de 2022 al 13 de enero de 2023.

Te invitamos a conocer a las hermanas que participarán de este programa de formación y a tener cada una de ellas presente en tu oración.

Aida Ganizane Fombe
Zona de Mozambique
Primera profesión: 25 de enero de 2020, en Belo Horizonte

Para mí, ser Religiosa del Sagrado Corazón de María es tener presente el encuentro personal con Jesucristo vivo en su Iglesia, es decir, en la Eucaristía, en la Palabra de Dios, en la oración personal y comunitaria,  teniendo  María como modelo. Ella recibió este don de la misión y lo compartió con cada uno de nosotros. También  nuestra llamada  es un regalo de Dios. Debemos vivir y aceptar la invitación de la Iglesia a ser misioneros en todo el mundo.

Soy mozambiqueña y actualmente soy misionera en Zambia, concretamente en la comunidad de Chivuna. Por lo tanto, es en esta comunidad donde tengo mi experiencia de misión, ya que fui enviada el 25 de enero de 2020, después del  noviciado y mi primera profesión religiosa en Brasil-Belo Horizonte. En general, vivo la Misión colaborando en el puesto de salud, compartiendo la vida de la siguiente manera: hago visitas regulares a los hogares de los pacientes, así como en el hospital;  doy mi tiempo para escuchar a todos, para que se sientan queridos y no excluidos, cuando comparten sus historias. Hago este trabajo con buena voluntad y cariño, ya que nuestro carisma tiene como misión de promover la vida, la dignidad de los pobres excluidos y marginados del mundo.

Tenemos que lamentar las cuestiones políticas, sociales y medioambientales, ya que vivimos en una época en la que la pandemia está robando vidas y oportunidades de trabajo, que son la base del sustento. Se trata, pues, de una crisis general que está provocando escasez de alimentos, de agua, falta de empleo, mala educación, incluso escasez de medicamentos. Y como resultado, muchos zambianos viven en la pobreza extrema porque hay mucha discriminación y violencia. El índice de desarrollo del país es muy bajo, por  causa de la cuestión económica, la infraestructura, otros elementos o servicios.

Nosotras, como Hermanas del Sagrado Corazón de María, a pesar de las dificultades que afligen al país, tratamos de corresponder en lo que podemos. De hecho, las dificultades son mayores, pero con la ayuda de Dios hacemos todo lo posible.

En mi tiempo libre tengo la oportunidad de ver películas, escuchar música, hacer ejercicio, cuidar las plantas y visitar a los amigos.

Mi esperanza para el futuro: me gustaría ver a muchas hermanas contemporáneas continuando la misión de nuestro fundador, bajo la protección de María, nuestra Madre, para que seamos centinelas de la aurora en el mundo que saben contemplar el verdadero rostro de Jesús nuestro Salvador, el que brilló en la Pascua, y descubrir de nuevo el rostro joven y hermoso de la Iglesia, que brilla cuando es misionera, acogedora, libre, fiel, pobre sin recursos  pero   rica en amor.

Lesley Amandah Mukonyora
Zona del Zambeze
Primera profesión: Belo Horizonte, Brasil, 2021.

Actualmente me dedico a la pastoral de los enfermos y de los ancianos confinados en casa. El ministerio proporciona alimento espiritual al llevar la Sagrada Comunión a las personas y asegurarles las constantes oraciones de la comunidad eclesiástica. Este ministerio también tiene su importancia en la misión del Instituto, ya que lleva la alegría y la vida a las personas que no pueden asistir a misa por enfermedad o confinamiento.

Para mí ser una RSCM es participar en la misión vivificadora de Jesucristo, guiada por el espíritu de fe y celo, respondiendo a las necesidades de los tiempos y poniéndome al servicio de los más necesitados.

Un tema actual que me interpela  es el de la desigualdad social, tan experimentada en la estructura social de un país multicultural como el mío, con diferentes identidades sociales formadas por normas culturales diversas y muchos otros elementos. Desigualdad social en cuanto a la falta de igualdad de acceso a las oportunidades. Desigualdad que se produce cuando factores como el género, la discapacidad, la raza, la religión, la etnia, la clase y la edad pueden afectar al trato que recibe una persona. Lo que más me preocupa son los obstáculos a la educación cualitativa de los niños, pero sobre todo de las niñas, que las hacen vulnerables al matrimonio precoz y a muchos otros elementos. La otra preocupación es la mala gestión de los recursos, que conduce a la falta de disponibilidad de la asistencia sanitaria para todos.

En mi tiempo libre, me gusta hacer manualidades con tejidos (punto de cruz, ganchillo y punto), hornear, hacer vida social, practicar deportes en equipo como el netball y el tenis, leer e investigar, etc.

Mi esperanza para el Instituto es que haya más miembros nuevos para continuar la misión de Cristo y que como RSCM permanezcamos unidos en nuestra diversidad.

Mary Lungu
Zona del Zambeze
Primera profesión: 2017, en Brasil.

Ser RSCM me ayuda a crecer en la fe y en el amor a nuestro Señor Jesucristo siguiendo las huellas de María, la primera discípula de su Hijo.

MINISTERIO ACTUAL: Estudiante

TEMAS ACTUALES A LOS QUE SOY SENSIBLE: La política, ya que todos sabemos que, como zambianos, nos estamos preparando para celebrar elecciones generales en agosto, por lo que han pasado muchas cosas; los líderes de los partidos de la oposición hacen campaña, así como el partido en el poder.

Los religiosos han participado en la proclamación de la paz a todas las naciones durante las elecciones, y también han hablado de crear un entorno en el que se practique la paz y el amor.

Como pueblo de Zambia, debemos seguir disfrutando de nuestra libertad de UNA ZAMBIA, UNA NACIÓN.

Muchos son los DESAFÍOS a los que se enfrentan los religiosos y religiosas: no se puede decir nada de política; dicen que los religiosos están llamados a predicar la Palabra de Dios y no a meterse en cuestiones políticas, lo cual es cierto. Pero también podemos decir algo sobre nuestro gobierno.

LO QUE ME GUSTA HACER DURANTE MI TIEMPO LIBRE: hacer trabajos escolares, por ejemplo, preparar algunos materiales didácticos y planificar las lecciones para la siguiente clase. Como ya he mencionado, soy estudiante y estoy en prácticas de enseñanza en la escuela especial SAO MULUMBA de CHOMA. Así que paso la mayor parte de mi tiempo haciendo eso y los miércoles ayudo a enseñar la identidad católica a los chicos de MUKASA.

ESPERANZA Y SUEÑO: que como Instituto sigamos unidas como predicaba el P. Gailhac

Daniela de Jesus Santos
Zona de Brasil
Primera Profesión: 2020 – Belo Horizonte-MG

«Para mí, ser RSCM…» Es tener la vida centrada en Jesucristo, tener a María como modelo y ser capaz de generar vida en todos los lugares donde estoy.

Actualmente trabajo como Educadora en uno de nuestros Proyectos Sociales y como Asistente Pastoral en uno de los colegios del MEC. Intento anunciar a Jesús en estos ambientes, generando una nueva vida para los niños, adolescentes y sus familias y trato de despertar su conciencia crítica para sus valores personales, ayudándoles a comprender su papel como miembros activos de la sociedad.

Lo que me desafía es la crisis política, especialmente en Brasil. Esta situación caótica que vivimos ha afectado a todos, en general, en todos los sentidos, y esto se ha agravado en esta época de pandemia.

Me encanta leer, escuchar música, tocar instrumentos musicales (guitarra y flauta); también me gusta hacer manualidades en general, pinturas, bordados, tarjetas, etc… además de comunicarme con mis amigos y reflexionar con la gente que me ayuda en mi camino.

Mi sueño es que podamos, como Instituto, seguir profundizando y creciendo en el amor a la persona de Jesucristo y a su proyecto y que comprendamos en nuestro corazón que todos somos responsables de la animación vocacional. Y deseo que sigamos confiando en la acción del Espíritu Santo, que despertará a más personas para que se unan a nosotros y den continuidad a la Misión de Jesús que hemos asumido como Instituto.

Elizabeth Miti
Zona de Zambeze
Primera profesión: 23 de enero de 2021 en Belo Horizonte, Brasil.  

Para mí, ser una RSHM me llena de mucha alegría y una sensación de plenitud porque mi deseo de servir a Dios como religiosa se está haciendo realidad poco a poco.

Actualmente estoy sirviendo en el centro de día de Umoyo (un lugar donde los niños que no tienen el privilegio de ir a los preescolares van primero en preparación para el primer grado). Este ministerio tiene una importancia muy grande en la misión del instituto porque ayuda a los niños a tener una base sólida  y hacen  la experiencia  de ser cuidados y amados.

El tema que me desafía es un tema social porque parece que hay mucha gente pobre en nuestra sociedad que siempre necesita ayuda y esto suele hacerme pensar en cómo podemos ayudar todas esas personas.

En mi tiempo libre me gusta probar cosas nuevas. Mis dotes artísticos son: inspirarme en la escritura, cantar y hacer arte con algunos materiales.

Mi sueño para el instituto es que siempre tenga miembros llenos de fe y celo para continuar en la misión de Cristo.

Rosita Eugénio
Zona de Mozambique
Primera profesión: 26 de enero de 2019 en la Parroquia de Nossa Senhora da Conceição – Brasil.

Para mí, ser una RSCM es ser una mujer que centra su vida en Jesucristo, que intenta vivir y seguir las virtudes que enseña María, de dinamismo apostólico y que sabe vivir según los signos de los tiempos.

Actualmente formo parte de los proyectos a nivel del Área de Mozambique, trabajo con los jóvenes de la parroquia y soy catequista; estos ministerios tienen un significado importante en el Instituto. De estos encuentros me siento cerca del pueblo de Dios, dando vida, evangelizando y dando a conocer a Dios y haciéndolo amar.

El tema actual que me desafía es el de las enfermedades (Covid-19, a nivel mundial), los ataques – en Mozambique. En medio de estos desafíos es difícil llevar a cabo la Misión; Iglesias cerradas y sin reuniones.

En mi tiempo libre me gusta hacer lecturas, arte, acompañado de música (mantras) y hacer ejercicios.

Mi sueño es ver siempre nuevos miembros que se incorporen a nuestro Instituto y con la esperanza de ver a todas las Hermanas viviendo la unidad en la diversidad, todas formadas en todos los ámbitos y niveles.

Celine Bitega
Zona del Zambeze
Primera profesión: 21 de enero de 2021 en Belo Horizonte, Brasil

Para mí, ser una RSCM me llena de mucha alegría y vida, y darlo a conocer y amar. Actualmente estoy estudiando el tercer año en la Universidad. Mi ministerio es estar entre mis compañeros, ayudando especialmente a los estudiantes católicos dándoles catequesis. Cuando estoy en casa, en mi comunidad, también me dedico a la promoción vocacional. Los retos socioeconómicos a los que se enfrentan muchas personas de nuestro entorno y la creciente brecha entre los que tienen y los que no tienen es el tema que me interpela actualmente. En mi tiempo libre me gusta leer, coser, hacer ganchillo y probar cosas nuevas. Mi sueño para el Instituto es que tenga más Hermanas llenas de fe y celo y que sigamos dando vida a los demás. Gracias.

 

Fernanda Marques de Oliveira
Zona de Brasil
Primera profesión: enero de 2016 – Belo Horizonte – Brasil

Para mí, ser una RSCM es buscar siempre con fidelidad corresponder a la llamada de Dios en mi vida; crecer constantemente en el conocimiento de la persona de Jesús y en la voluntad de estar donde la vida está amenazada.

Ministerio: Actualmente trabajo en nuestro Centro Provincial como Asistente de Proyectos Sociales en el Sector REAJE (Red de Acción para los Excluidos). Hay varias unidades de asistencia social que ayudan a niños, jóvenes, mujeres, personas sin hogar y ancianos en situación de vulnerabilidad social.

Tema de actualidad: El mundo sigue inmerso en esta situación provocada por la pandemia. Gracias a Dios, algunos países están superando este momento de oscuridad y dolor. En Brasil, el coronavirus es una gran preocupación y, sumado a la negligencia del Gobierno actual, es muy difícil ver el caos en el que se encuentra la salud, la educación, el medio ambiente, la economía, etc… y  la gente sufriendo – en particular los más empobrecidos.

Tiempo libre: Me gusta pasar tiempo en el jardín removiendo la tierra y cuidando de las plantas, me gusta ver películas, escuchar música, hacer bordados y algunas otras cosas.

Esperanza-Sueño: Para mí es muy importante seguir creciendo en la unidad entre todas las Áreas, independientemente de la lengua, la edad o el país. Y así, mujeres enamoradas de Jesús y como un cuerpo unido para la misión, podemos dar a conocer a Dios y hacerlo amar para que todos tengan Vida.

Izaura Paulino Invarua
Zona de Mozambique
Primera Profesión: 23 de enero de 2016 en Belo Horizonte – Brasil

Para mí, ser una RSCM es buscar siempre con fidelidad, libertad  y responder a la llamada que Dios hace cada día en mi vida, tratar de crecer en mi conocimiento personal de Jesucristo y dejarme transformar por Él.

Mi vida como RSCM se caracteriza por la sencillez, el amor a los demás, el vivir en comunidad, el dar a conocer a Dios y hacerlo amar, y el asumir este compromiso de nuestra misión con mucha fe y celo.

Me siento muy feliz de formar parte de esta familia religiosa del Sagrado Corazón de María que ha luchado por llevar la Palabra de Dios a los demás, y por intentar ser otro Jesucristo que dio su vida por la humanidad. Esto es lo que me motiva a diario: ser una mujer consagrada que genera vida, ya que tantos necesitan vida y dignidad.

Ministerio – Actualmente me encuentro en Mozambique, donde colaboro en actividades comunitarias, en la pastoral catequética en la parroquia, y continúo con mis estudios profesionales. En este momento estoy haciendo un curso de enfermería general y al mismo tiempo haciendo prácticas, a veces en centros de salud, a veces en el hospital central, aprendiendo y cuidando a los enfermos que necesitan tanto apoyo.

Tema de actualidad – Estoy muy preocupada estos últimos años por la situación mundial en la que nos encontramos debido a la pandemia de covid-19 que se ha extendido en el mundo, dejando a todos en un desgaste físico, emocional, psicológico y también espiritual. Sólo la fe en Dios puede salvarnos de esta situación, manteniendo firme la esperanza.

Tiempo libre – en mi tiempo libre  disfruto con la costura, la jardinería y de ir a la machamba a remover la madre tierra; y la recreación – diversión dentro de la comunidad, charlando con la gente que están en mi  corazón y tengo añoranza . La lectura personal también está siempre presente.

Esperanzas y sueños – Espero que un día nuestra  congregación aumente en número de miembros para seguir dando testimonio y vida a los demás como siempre soñó nuestro fundador, el Padre Jean Gailhac. También espero que sigamos siendo cooperadoras en la misión como lo fue María, mujer de fe y llena de esperanza, que cooperó en la obra de la redención dando su «sí» a Dios. Sueño en vivir siempre en unión con todas las Hermanas del Instituto, como Cuerpo unidas para la Misión, para conocer a Dios y hacerlo conocer, para amarlo y hacerlo amar, y para anunciar que Jesucristo ha venido para que todos tengan vida y la tengan en abundancia (Jn 10,10).

 

Aelita Otavia Da Silva
Zona a la que pertenece actualmente: Zambeze
Primera Profesión: 2017, Brasil

Para mí ser RSCM es ser una hermana para todos. Ministerio actual que realizo: estudiante (diploma de escuela primaria), ayudo en la capilla de la escuela, asesoramiento y dirección espiritual para algunos estudiantes, para que todos tengan vida.

El tema actual que me interpela es la situación social en todo el mundo, donde las cosas son más importantes que las personas; cosas básicas como la alimentación, la educación, la salud, están corrompidas.

En mi tiempo libre me gusta: cocinar, ver películas basadas en hechos reales, leer, hablar con mis hermanas, trabajar en el jardín, nadar y escuchar música. Mi esperanza para el Instituto es que tengamos más hermanas para todas las Áreas; que sean apasionadas por Jesús y nuestra misión, abiertas a lo que nuestra llamada nos llama a ser.

 

 

Luísa Bernardo
Zona de Mozambique
Primera profesión: 21 de enero de 2017, en Brasil.

Para mí, ser una Religiosa del Sagrado Corazón de María es ser una mujer de oración, acogedora, una mujer de fe que cree todo en Dios y confía en la divina providencia, una mujer humilde y valiente que sabe vivir según los signos de los tiempos, una mujer con sentido de pertenencia al Instituto, una mujer con dinamismo apostólico, una mujer misericordiosa que sabe amar.

Mi ministerio actual es: colaborar en el área de comunicación a nivel del Área de Mozambique, soy catequista y pertenezco al grupo de la comisión de catequesis y colaboro en la Infancia Misionera en la Parroquia de Nuestra Señora de la  Esperanza – Maputo. El sentido de estos ministerios en la misión del Instituto es conocer a Dios y hacerlo amar,  proclamar que Jesucristo ha venido para que todos tengan vida y la tengan en plenitud, según las (Const. & 7). Este es mi foco de evangelización.

El tema actual que me interpela es: la religión y la Iglesia en el mundo de hoy. Especialmente en mi país, la fe de los fieles se tambalea con la llegada de la pandemia de Covid-19. La situación ha empeorado: tres meses sin misas, sólo escuchando por la radio, sin pastoral presencial, sin catequesis presencial, mucha soledad, los enfermos sin visitas, los ancianos en total aislamiento. Esta siendo un tiempo de desesperación para la gente y un desafío para mí, pero al mismo tiempo, un tiempo de búsqueda de la fe y la confianza en Dios,

En mi tiempo libre me gusta hacer bordados de vagonite, cuidar el huerto, ver vídeos  sobre la vida de los Santos y Santas.

Mi esperanza es que el Instituto progrese cada vez más con muchas Hermanas. Y mi sueño es mirar el futuro del Instituto con fe y esperanza, para que un día se expanda a todas las partes del mundo y de los continentes y nuestro fundador sea reconocido y proclamado  Santo en nuestra  Iglesia Católica Apostólica Romana.

Previladge Rutendo Gunyere
Zona del Zambeze
Primera Profesión: en Brasil en 2020

Para mí, ser una RSCM es un sueño hecho realidad de unirme a mujeres llenas de celo y participar en la misión vivificadora de Cristo a través del espíritu concedido al P. Gailhac. Recientemente he comenzado mis estudios en Comunicación y Medios, que son vitales para nuestra misión de dar vida, especialmente en esta era digital. Un problema social actual que me interpela es el aumento de los problemas de salud mental y los abusos en los hogares a causa del coronavirus. La mayoría de las personas, especialmente las mujeres, no pueden tener una vida social sana debido al confinamiento. En mi tiempo libre, me gusta hacer crucigramas, rompecabezas, jugar con el móvil, hacer ganchillo y punto de cruz. Mi esperanza para nuestro Instituto es que haya más miembros para continuar la misión de conocer y amar a Dios y darlo a conocer,  en un espíritu de fe y celo.

 

 

 

Juanita José Vasco
Área de Mozambique
Primera Profesión: 23 de Enero 2016, en Belo Horizonte, Brasil

Para mí, ser RSCM es estar abierta a lo nuevo, saber vivir y convivir con las realidades de nuestro mundo actual, dar vida a todos sin distinción.

Trabajo con jóvenes, adolescentes y niños en Beira, me siento muy feliz de trabajar con ellos. Ahora voy enviada a una nueva misión en Manica. Soy enfermera, trabajo en esta área como voluntaria. Disfruto de mi trabajo en el hospital, encuentro confianza y sinceridad en los pacientes y en los compañeros.

El tema actual que me desafía es el caso de los insurgentes en Cabo Delgado, en el norte de Mozambique: niños y mujeres que huyen, y otros son asesinados, es un desafío muy grande.

En mi tiempo libre me gusta salir, ir a la playa y contemplar el mar. Mis dotes artísticos son: el bordado y la fabricación de jarrones.

Mi esperanza o sueño para el Instituto es que permanezcamos unidas, sin divisiones de países, regiones, ni por las  culturas.

Rhânella Altina de Oliveira
Área Brasil
Primera Profesión: Enero 2020, en la ciudad de Belo Horizonte, Estado de Minas Gerais

Para mí, ser religiosa significa esforzarme por cultivar los sentimientos de Jesús para poder darlo a conocer y hacer que sea amado por todas las personas a través de mi propia manera de ser.

Actualmente trabajo en el Centro Administrativo Educativo de la Provincia (CAEP), que coordina la Red de Escuelas del MEC en Brasil, y también en el Proyecto de Vida Padre Gailhac de BH. Estos servicios, centrados en la educación, me desafían a ser celosa en el amor, y en el cuidado, en el compromiso con la formación de las personas que se me confían.

En este momento, entre otras cuestiones, me preocupa especialmente la situación política de Brasil, cuya crisis que se ve acentuada por la pandemia y la falta de un Gobierno respetuoso y comprometido con la vida. Ante todo, sin embargo, me siento consolada por la fe e impulsada a asumir con más entusiasmo la misión vivificadora de Jesús que abraza el Instituto.

En mi tiempo libre me gusta leer, tocar el ukelele y hacer otras actividades. Mi mayor deseo para nuestro Instituto es que sea siempre un signo profético de caridad y unidad allí donde haya una RSCM y que todas las personas que entren en contacto con nosotras se sientan animadas a comprometerse con estos valores.

Precious Pyeela kaluba Mbulo
Área Zambeze
Primera Profesión: 21 de Enero 2020, en Belo Horizonte, Brasil

Para mí, ser RSCM es un gran regalo que trae alegría, amor y paz a mi vida. Soy feliz de conocer y amar a Dios, de darlo a conocer y amar, para que todos tengan vida en plenitud. Como RSCM, participo plenamente en la misión de Cristo. Actualmente estoy estudiando. En mi comunidad, realizo algunas actividades  pastorales: Visito a los enfermos, acompaño a los jóvenes y ofrezco jornadas de retiros, reflexión, oración  a los diferentes grupos de la parroquia. En la escuela, dedico un tiempo a la catequesis, a mis compañeros que desean recibir los sacramentos.

Nuestra misión es conocer y amar a Dios, y  hacer que Dios sea conocido y amado, esto es muy significativo  porque llevo  Dios a  todas las  personas  que encuentro,  para que tengan vida y vida en plenitud.

En la  actualidad lo que más me desafía es el tema político, pues la economía del país se ha deteriorado mucho, el pueblo de Dios está sufriendo. La otra cosa es que no hay justicia en la forma en que se manejan algunos asuntos.

Mi don artístico es el ganchillo y la cocina. Mi esperanza para el Instituto es que sigan creciendo el numero  de los miembros  y así  podamos seguir sirviendo a Dios allí desde donde estemos.

Carta 2

noviembre 26, 2021

Somain, junio de 2021  Carta 2 Estimado Padre Gailhac                      …

Ver Más

Avenida Warren 5                                                                                                          Tarrytown, Nueva York                                                                                                           27 de mayo de 2021 Carta de agradecimiento a Jean Gailhac –…

Ver Más