DOS FIESTAS Y DOS CORAZONES

Posted junio 9, 2021

Grupo de Patrimonio y Espiritualidad
Kathleeen Connel RSHM

El mes de junio tiene, en su centro, dos fiestas importantes: el viernes, la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús y, al día siguiente, la fiesta del Sagrado Corazón de María. Dos corazones, uno al lado del otro, rebosantes de amor. Dos días para celebrar a Jesús, el Hijo, y a María, su madre, nuestra madre como Religiosa del Sagrado Corazón de María, y madre de todos nosotros.

En su libro, Para que tengan vida, Mary Milligan, RSHM escribe sobre la importancia central del Corazón de Jesús en la visión cristológica de Gailhac. En los escritos de nuestro fundador, el Corazón de Jesús es un corazón amoroso, la fuente de la gracia, un lugar de presencia, de encuentro, y las Hermanas deben habitar en su corazón y unir sus corazones al suyo y estar unidas como una sola.

Lo que falta en los escritos de Gailhac sobre el Sagrado Corazón de Jesús es el énfasis en la reparación (para consolar el corazón de Jesús) y cualquier referencia a su «Dominio Universal», ambas devociones tan prominentes en el siglo XIX. En cambio, explica Mary Milligan, «Gailhac centra su atención casi exclusivamente en el Corazón de Jesús como símbolo, fuente y lugar de la vida interior de Jesús. Este centrado refleja el papel central que la identificación con la Persona de Cristo tiene en la visión de fe de Gailhac». (Véase Milligan, 102-103)

Está muy claro que Gailhac dio a las RSHM una espiritualidad centrada en Cristo y enfocada a la transformación en Cristo. «Revistámonos de Jesucristo. Estemos tan unidos a Jesucristo que podamos decir con toda verdad: ‘Vivo, no, no soy yo quien vive; es Jesucristo quien vive en mí’. «(GS/23/VIII/84/A). Gailhac escribe: «Formar plenamente a Jesucristo en ti, vivir por Jesucristo, compartir la misma vida que Jesucristo, ser otros Cristos, esa es la meta de tu camino». (GS/1/III/81/A)

¿Por qué entonces Gailhac da el nombre de Religiosas del Sagrado Corazón de María a su nueva congregación? Rosa do Carmo Sampaio, RSHM se hace esta pregunta en su reflexión «Qué hay en un nombre». ¿Fue porque, entre 1830 y 1860, el título Corazón de María era utilizado a menudo por las congregaciones en Francia? ¿Eligió Gailhac el título «porque María es un modelo perfectamente identificado con las corrientes teológicas de la época y con la realidad humana y femenina de los religiosos»?  Posiblemente, pero Rosa do Carmo sugiere un motivo más profundo: «Para Gailhac, la vida de las Hermanas del Sagrado Corazón de María debe ser un seguimiento de Jesús, imitando a María porque ‘el espíritu de María es precisamente el espíritu de Jesucristo’. María fue la que participó plenamente en la misión salvadora de Jesús. Ella fue la que cooperó más perfectamente en la obra de la redención. Fue en su propio corazón donde nació su disponibilidad hacia Dios. Fue allí donde aprendió a amar a los demás y a entregar su vida a su hijo, Jesús… El corazón de María es, para Gailhac, un símbolo de fidelidad, de un «sí» total a Dios». (Véase Sampaio, Un viaje en la fe y en el tiempo, vol. I, 168-169)

Gailhac recordaba a menudo a las Hermanas: «Sois las hijas del Sagrado Corazón de María, de ese corazón que tanto cooperó a la redención del mundo. Sólo este nombre os dice cuál debe ser vuestra devoción, con qué celo debéis cooperar a la santificación de las personas para dar gloria a Dios por toda la eternidad». (GS/10/VI/84/A).

El padre Maymard, sacerdote que vivía en la comunidad del Buen Pastor con Gailhac, afirmaba que la devoción de Gailhac al Corazón de Jesús era inseparable de la del Corazón de María. ¿Cómo pensar en la madre sin recordar a su Hijo? ¿Cómo amar al Hijo sin amar a su madre?

Terminaré esta reflexión con una carta de aliento escrita por Gailhac a «Mis queridas hijas en Jesucristo». Es poco tiempo antes de su muerte y para Gailhac, Jesús y María parecen inseparables. Los dos corazones se han convertido en uno. La carta dice en parte:

«¿Cómo debe ser tu vida? Debe ser como la de Jesús y María. Al imitar la vida de María, imitarás la vida de Jesús porque él es el Sol divino de la santidad y María es su admirable reflejo…». ¿Cuál es, en efecto, tu misión? Ya lo sabes. Debes representar a Jesús por tu semejanza con María . . . Sé una hermana del Sagrado Corazón de María como ella es la imagen de Jesús . . . Hijas de María, seguid las huellas de vuestro esposo y de vuestra madre. ¡Qué exaltada y consoladora es vuestra vocación! Sólo tenéis que seguir a Jesús y a María». (GS/17/II/87/A)

Kathleen Connell, RSHM

 

 

 

 

Todo es don; todo es gracia

septiembre 7, 2021

RSHM América del Este Convocatoria 2021 Como las restricciones de la COVID-19 habían disminuido a principios de este verano, los…

Ver Más