Tejiendo el Año Nuevo…

Posted diciembre 28, 2021

Tejiendo el Año Nuevo…
Thérèse-Marie Potelle,rscm
Unité France 

En el umbral de un nuevo año, muchos pensamientos y preguntas cruzan mi mente. En primer lugar, una cierta ansiedad que la hermosa celebración de la Navidad no pudo ocultar del todo. En estos tiempos revueltos marcados por la crisis sanitaria, económica y ecológica y en la Iglesia, ¿cómo será el mañana para nuestra casa común y para cada uno de nosotros? Me doy cuenta de que cada vez tenemos menos control sobre el curso de los acontecimientos. Lo inesperado, lo imprevisto, una perspectiva diferente a la que había previsto, están a mi puerta. Pero la preocupación no me quita la confianza en mí mismo.

Es ciertamente allí donde el agua del manantial vivo puede filtrarse y hacer florecer de nuevo la tierra de mi existencia, que tan a menudo se endurece. Aunque mis pasos en el nuevo año sean incómodos, vacilantes o incluso cansados, me llevarán a un umbral de renacimiento. ¿Y no es Dios mismo quien guía mis pasos?

El primer día del año siempre me recuerda el primer día de la semana, relatado unánimemente por los evangelistas, cuando los discípulos experimentan la resurrección. En plena luz de la Navidad, es el mensaje de la Pascua el que se proclama, es Dios el que nos recuerda que viene a nuestro mundo, para traer un nuevo día, para seguir tejiendo con nosotros la trama de nuestras vidas.  Cada año el futuro parece encogerse ante nosotros, pero nunca es más rico en promesas interiores. La calidad de nuestra vida no se mide necesariamente por su duración, sino por su capacidad de reflejar la visión infinita de la esperanza, la alegría interior y la resistencia espiritual que se encuentra en el tejido de nuestro corazón. El año será lo que hagamos de él. Creo que hay cosas cuyo curso escapa a nuestro control, pero hay muchas más que dependen de nuestra libertad de amar. Se nos anima a «atrevernos, soñar, hacer» (Hermana Patricia Murray en el CEGI) para entrar más profundamente en un modo de vida sinodal.

Que ilumine el camino de todos nosotros, insertados en el mundo y en la Iglesia a lo largo del año 2022.

Tapices de Don Robert (Museo Sorrèze-Tarn)

Carta 14

mayo 25, 2022

Marchiennes, febrero de 2022 Estimado Padre Gailhac Nunca habíamos pensado en escribirte, ya que estamos acostumbrados a leerte, a recordar…

Ver Más

Carta 13

mayo 13, 2022

Coimbra, Mayo 2022 Querido Padre Jean Gailhac En 1890, concluiste tu viaje por la vida terrenal, disfrutando ahora de la…

Ver Más