Formación para el liderazgo colaborativo

Posted julio 8, 2021

Hermana Margaret Fielding, RSHM, Directora del Instituto
Palabras a las participantes

Es un placer para mí conocerte al llegar al final de tu curso de liderazgo colaborativo. Fue una iniciativa maravillosa, María Teresa, reunir a nuestras hermanas de Portugal, Brasil, Mozambique, Francia e incluso nuestro noviciado (!) junto con nuestros colaboradores laicos de varios grupos y obras de nuestra provincia portuguesa. La diversidad de orígenes y experiencias dentro del grupo debe haber sido muy enriquecedora y estimulante.

No necesito convencerle de la importancia de este curso.  Lo habéis experimentado por vosotras mismas a lo largo de estos seis meses en los que os habéis conocido, habéis compartido, habéis adquirido nuevos conocimientos y aprendido nuevas habilidades y habéis sentido que los lazos entre vosotras crecen y se profundizan, y ahora estáis preparadas para poner en práctica todo lo que habéis aprendido.

El liderazgo para la misión siempre ha sido una dimensión importante de la formación y la capacitación de las RSCM. Hoy, en una época de rápidos cambios, su importancia no puede ser sobreestimada. Fundado a mediados del siglo XIX, las estructuras de nuestro Instituto reflejan las de la sociedad y la Iglesia de la época: el liderazgo estaba estructurado jerárquicamente. A medida que el Instituto crecía y se extendía por varios países, su fuerza no provenía tanto de este orden externo como de su estructura interna de unidad, en la que insistía el P. Gailhac, una unidad basada en un espíritu de fe y confianza entre las hermanas y los dirigentes y entre las propias hermanas. Ese espíritu de unidad ha continuado a lo largo de nuestra historia.

Hoy en día, como sabemos, el liderazgo elegido democráticamente es la norma en la sociedad y, desde el Concilio Vaticano II, la imagen más aceptada de la Iglesia es el Pueblo de Dios, una comunidad de discípulos que siguen a Jesús.   El liderazgo en nuestro Instituto se entiende como un servicio a los demás para la construcción de la unidad del cuerpo, que requiere la participación de todos los miembros a través del discernimiento personal y comunitario, buscando juntos la voluntad de Dios para el grupo. Se trata de un liderazgo colaborativo.

El liderazgo colaborativo es esencial hoy en día. En nuestro mundo se reconoce cada vez más -lo que se puso de manifiesto durante la pandemia de Covid- que las personas dependen unas de otras y que, para responder a los grandes retos de nuestra época, lo hacemos mejor cuando trabajamos juntos. Cuestiones como la salud mundial, la desigualdad, el cambio climático, etc., no pueden ser resueltas por los países en solitario. La cooperación internacional es cada vez más necesaria para afrontar los retos actuales.

Nuestro mundo está cada vez más interconectado, interdependiente y multicultural, pero al mismo tiempo está profundamente dividido por la desigualdad, la discriminación y la exclusión. El liderazgo en este contexto, para ser eficaz, debe ser inclusivo y colaborativo. Los líderes cristianos, en particular, que están comprometidos con la transformación de la sociedad -el reino de Dios- deben fomentar la unidad en la diversidad, construir puentes, participar en proyectos de colaboración, fomentar las asociaciones y las redes, sumar sus voces a las de otros grupos cuando se pronuncian contra los sistemas de injusticia y exclusión, y trabajar para hacer del mundo un lugar mejor. Bajo el liderazgo del Papa Francisco, la Iglesia actual está siendo conducida firmemente por ese camino, un camino sinodal, donde todos tienen voz, todos están llamados a asumir la responsabilidad del futuro de nuestro mundo, todos están invitados a «atreverse a soñar… atreverse a crear algo nuevo» (Let us Dream p.6)

Nosotras, RSCM y colaboradores laicos, formamos parte de la Iglesia, con su alcance global.  No somos una empresa u organización multinacional, sino una comunidad de fe, una comunidad de discípulos, compañeros de viaje, laicos y hermanas que trabajan juntos, caminando de cerca con nuestra gente, construyendo relaciones de compasión y solidaridad, justicia y reconciliación. Nuestra misión es una misión compartida. Con ustedes -nuestros colaboradores laicos, nuestra Red Mundial de Escuelas, nuestra Familia Ampliada y muchos otros grupos- llevamos adelante la misión de Cristo para que todos tengan vida. Compartís nuestro carisma y el espíritu de fe y celo de nuestro fundador Jean Gailhac y de nuestras hermanas fundadoras, y a muchas de vosotras se os confía la dirección de nuestras escuelas, centros sociales, albergues, casas de retiro y residencias comunitarias. En un mundo en el que el individualismo y la autorrealización se siguen con gran entusiasmo, tu liderazgo es, y debe ser, de servicio. Todos estamos llamados a ello y a trabajar juntos, en lugar de caer en la tentación de pensar que podemos hacerlo todo solos. JUNTOS SOMOS MEJORES – Las RSCM y los colaboradores laicos se apoyan y enriquecen mutuamente, dando y recibiendo unos de otros y llegando a todos, especialmente a los que están en los márgenes de la vida, a los que están perdidos, heridos, excluidos.

‘Colaboramos con los demás caminando juntos’ (Doc. Capítulo General 2019) afirmamos en nuestro reciente documento capitular. El Espíritu de Dios nos está llamando claramente a nuevas formas de estar juntos en nuestro mundo hoy, y para responder a la llamada, necesitamos esa unidad, esa fe y confianza en los demás que el Padre Gailhac pidió a nuestras primeras Hermanas… NOS NECESITAMOS UNOS A OTROS, para soñar juntos, discernir juntos y articular una visión compartida de la misión basada en las prioridades del Evangelio. Juntos podemos hacer realidad el sueño de Dios para nuestro mundo.  Este es el liderazgo mostrado por el Papa Francisco -como se ve en su encíclica Fratelli Tutti, donde comparte su visión de la sociedad tan profundamente impregnada del espíritu del Evangelio- su sueño de que las personas de todo el mundo se conviertan en hermanas y hermanos entre sí, pasando del conflicto a la comunión, construyendo puentes, creando una fraternidad universal (cf. FT216).

Colaboramos con otros, caminando juntos». Esta, me parece, es su tarea, como líderes presentes y futuros. Al leer el folleto de su curso, me fijé en los diversos aspectos del liderazgo colaborativo que se cubren: visión, creatividad, flexibilidad, confianza mutua, buena comunicación, escucha, resolución de conflictos. Me llamó especialmente la atención la inclusión de Ubuntu, la filosofía africana que, me parece, resume lo que es la vida y el liderazgo colaborativos: «Yo soy, porque tú eres», compartimos una humanidad común y prosperamos como seres humanos cuando estamos en correcta relación con los demás y con toda la creación.

Hoy es un día de gratitud – y quizás también de tristeza al llegar al final de este enriquecedor tiempo juntos. Has sido agraciado y bendecido durante estas 12 semanas. Rezo para que llevéis adelante el fuego que se ha encendido en vuestros corazones, las convicciones y los conocimientos que habéis adquirido y las habilidades que habéis logrado, para que podáis poner en práctica la forma de liderazgo a la que Dios nos llama en nuestro tiempo, una forma que sea colaborativa y transformadora para vosotros mismos y que contribuya a la transformación de la sociedad en la que vivís .

Al igual que el Papa Francisco, que nunca renuncia a su sueño de un mundo mejor, rezo para que también ustedes, nuestros líderes de hoy y de mañana, no renuncien a sus sueños, sino que trabajen para alcanzarlos, haciendo de nuestro mundo actual un lugar donde todos puedan tener vida, vida en su plenitud. donde «todos tengan un lugar en nuestra casa común» (G.Ch.Doc. p.3).

Portugal, 07.07.2021

Carta 6

enero 24, 2022

Béziers, 7 de noviembre de 2021  Estimado Padre Gailhac Tu cumpleaños se acerca, si no me equivoco, al 13 de…

Ver Más

Carta 5

enero 13, 2022

Maputo, 24 de junio de 2021 Muy querido Padre Gailhac Anhelo eterno, Padre y Fundador Hoy decidí escribirte para compartir…

Ver Más

Tejiendo el Año Nuevo…

diciembre 28, 2021

Tejiendo el Año Nuevo… Thérèse-Marie Potelle,rscm Unité France  En el umbral de un nuevo año, muchos pensamientos y preguntas cruzan…

Ver Más

Carta 4

diciembre 25, 2021

Dublín 25 de diciembre Mi querido padre Gailhac, Hace tiempo que quiero escribirle.  Hay tanto que hablar con usted. Están…

Ver Más

Carta 3

diciembre 12, 2021

Ubá, 29 de junio de 2021 Mi querido Padre Gailhac A medida que avanzo cronológicamente en la VIDA, cada vez…

Ver Más